lunes, 10 de noviembre de 2008

Tractores Guiados por GPS

El investigador de la Universidad de Valladolid Jaime Goméz, apuesta por el uso de nuevas tecnologías para guiar a los tractores en su trabajo.
La asistencia al guiado indica al tractorista por medio de un dispositivo cómo tiene que girar el volante en cada momento para mantener la separación adecuada con respecto a una anterior pasada, que pueda estar a unos 20 metros, por ejemplo. Por otro lado, el guiado autónomo, consiste en un dispositivo que va en el tractor que "no te indica sino que es él el que mueve el volante para que el tractor realice una pasada en el campo alejada de la anterior". El sistema se basa en el procesamiento por GPS y trabaja en función de los datos que él mismo va recogiendo. Si el primer sistema, asistencia al guiado, puede tener un coste de unos 1.000 euros, este segundo, el guiado autónomo, puede llegar a los 24.000.

En cualquier caso, son muchas las ventajas de este tipo de sistemas, entre ellas, las que presentan a la hora de aplicar fertilizante. "El beneficio es en ahorro de insumos, ya que el tractorista tiene que mantener una separación adecuada de la primer pasada para no volver a aplicar abono en el mismo sitio", puntualizó Gómez, quien recalcó que también tiene ventajas en cuanto a la comodidad, ya que "un guiado autónomo puede hacer que el tractorista esté más descansado".

El experto apuntó además, que "cada vez son las más los agricultores españoles que usan este tipo de agricultura de precisión y es que en los pueblos los agricultores adquieren con el paso del tiempo más metros de parcela, de manera que les sale rentable adquirir este tipo de sistemas". En la actualidad, ya son muchas las casas de maquinaría agrícola que incorporan este tipo de sistemas. "En unos años, el guiado asistido y el autónomo serán como el aire acondicionado de los vehículo, que ya viene de serie", asegura.

Sensores de humedad y rendimientos

Otra de las materias de estudio en la agricultura de precisión son los sensores y la electrónica, métodos usados por los agricultores para medir, entre otras cosas, la cantidad de materia cosechada que cae en su remolque. "Los sensores se usan para hacer mapas y conseguir información en tiempo real", señaló durante su conferencia el investigador de la Universidad Politécnica de Madrid Constantino Valero. Los dispositivos que se pueden usar en la maquinaría agrícola unidos a los GPS son variados, entre ellos, los sensores de humedad y de rendimientos entre otros.

Por ejemplo, el sensor de rendimiento tiene varios tipos: existe el "sensor de impacto de grano, que mide la cantidad de grano que entra en la tolva a través de la fuerza con la que entra" y el sensor de peso, "que se coloca en el elevador de grano", apuntó Valero.

Problemas prácticos

Sin embargo, el uso de sensores conlleva varios problemas para el agricultor y también para los investigadores, por ejemplo, "la cantidad de información que son capaces de transmitir y la cantidad de cables que hay que usar en la propia cosechadora", apuntó el investigador, quien aseguró que "a los investigadores nos encanta inventar sensores, pero a veces nos tenemos que hacer preguntas como si es útil toda la información que recoge el sensor o si es factible instalar tantos cables en la cosechadora", reconoce. En cualquier caso, hoy en día ya existe un sistema que evita la multitud de cables y que transporta la información en un único aparato, es el sistema ISOBUS, con el que "en un solo terminal podremos ver la información de todos los sensores instalados e un tractor", apuntó Valero.
De hecho, ya existen muchas casas de tractores que incorporan el conector ISOBUS, entre ellas, John Deere, VDMA, Veltra y Fendt. Según Constantino Valero, "los sensores están en pleno desarrollo y sin duda facilitarán el trabajo de los agricultores, ya que podrán recibir información detallada y al momento de la cosecha".

Via :Agroinformacion.com